Diócesis de Sevilla

El viernes 21 de Septiembre; falleció Luis García, hombre de Dios, gran amigo y defensor incansable de los pobres. Durante treinta años realizó una estupenda labor en Nuestra Asociación, como Secretario, Tesorero y Presidente, haciéndolo principalmente en el Comedor Social de Triana, en el Economato (SAV) y en el Proyecto Miguel Mañara de la Familia Vicenciana.

Buen seguidor de San Vicente de Paúl, todo lo hizo con Sencillez, Humildad y Caridad; viviendo siempre en Comunión con todos los voluntarios de Sevilla.

Luis nos brindó siempre su mano como un hermano, dando buenos consejos, compartiendo sus experiencias y contagiando su entusiasmo por la AIC: «Pertenecer a nuestra Asociación no es sólo dar de comer, es un compromiso de vida».

Permanecerás en nuestro corazón, y cuando desfallezcamos, abriremos la caja de tus enseñanzas llenas de Dios y amor a los pobres. No nos olvides y desde el lugar que te tenga el Padre, sigue ayudándonos para ser buenos Vicencianos y continuar la labor de nuestro fundador.

Voluntarias de la Diócesis de Sevilla

Deja un comentario