Festividad de San Vicente 2012 – Zaragoza

{besps}fest-svp-zar-2012|sdur=4|fdur=2|steps=25{/besps}

{besps_l}0||index.php?option=com_content&view=article&id=209&Itemid=92|Ver Galería de Fotos|_self{/besps_l}

Con motivo de la festividad de San Vicente de Paúl, la Coordinadora de la Familia Vicenciana de Zaragoza, ha organizado en la Parroquia de San Vicente de Casablanca, dirigida por los P. Paúles los siguientes actos:

El día 27 de septiembre a las 17 horas, se procedió a la apertura de la exposición en donde cada una de las siete ramas de la Familia, había preparado con anterioridad diversos materiales, tales como carteles, folletos, fotografías, documentos, estatutos y signos visibles de nuestra identidad; para dar a conocer, los servicios y acciones llevadas a cabo por las diferentes Asociaciones.

Seguidamente, tuvimos una Mesa Redonda, en la que intervinieron los responsables de cada Rama, haciendo una breve reseña de su Asociación, destacando sus comienzos de fundación, y dando un repaso a través del tiempo hasta llegar a nuestros días. En cualquier caso, aunque se ha evolucionado en muchos aspectos, la manera de servir y de llegar a los pobres, pero sobre todo el vivir la fe en la caridad, sigue plenamente vigente.

Por último, finalizamos con la Eucaristía, fiesta gozosa y broche de oro a todo lo vivido en este día.

La Eucaristía, estuvo presidida por el P. Tomás Peribañez, al que acompañaron ocho Padres Paúles, entre ellos el Párroco P. Javier.

En ella participaron todos los representantes de las diferentes Asociaciones, en: Moniciones, Lecturas, Oración de los Fieles, Ofrendas, Cantos y Acción de Gracias.

En la homilía, el P. Tomás entre otras cosas, destacó que «nuestros mejores sentimientos vicencianos, se los tenemos que dar a los pobres».

Seguidamente hizo hincapié, en cuatro líneas en el servicio a los pobres:

  • Acercarse a ellos con una mirada de fe.
  • A evangelizar a los pobres, hay que ir con un corazón que vea. Sin máscaras que impidan ver su situación.
  • A evangelizar no se puede ir con sentido de superioridad. Hay que acercarse con humildad.
  • A evangelizar no se puede ir con actitud de competitividad, sino con actitud de compartir y de servicio.

Y con estos sentimientos, que hacemos nuestros en favor de de nuestros hermanos más desfavorecidos, continuamos la Eucaristía, con el firme propósito de hacerlo Vida en nuestro servicio diario.

Finalizada la Eucaristía, pasamos a los salones de la Parroquia, en donde fuimos obsequiados con un ágape fraterno.

Angelita Hernández
Diocesana de A.I.C.

Deja un comentario