Peregrinación a Nuestra Señora de Villaoril (Navia)

{besps}pereg-gijon-2012|sdur=3|fdur=1|steps=30{/besps}

{besps_l}0||index.php?option=com_content&view=article&id=171&Itemid=92|Ver Galería de Fotos|_self{/besps_l}

El día 18 de mayo, los tres grupos del Voluntariado Vicenciano de la Diócesis de Oviedo, nos reunimos en este bello Santuario, dedicado a la Virgen, para orar, convivir y compartir; en una palabra, para pasar un día de comunión y comunicación entre todas.

Nos acompañó Don Celestino Bada, sacerdote diocesano, que nos hizo disfrutar de su compañía ya que es un guía extraordinario y amenizó todo el viaje explicándonos pasajes de la Biblia, etc.

Ya en la capilla dedicada a la Virgen, comenzó su charla, hablándonos del ideario de las hijas de la Caridad y, a continuación, nos habló del amor, el amor que tenemos que dar a los necesitados, ya que ellos son nuestros amos y señores. Posteriormente, habló de la negación de Pedro, nos dice que cuando Pedro se encuentra con Jesús, tiene miedo de que le reproche lo que hizo, pero lo que encuentra es su mirada llena de cariño. Continuó diciendo que nuestra virtud como creyentes nos tenía que implicar en la necesidad que tienen los más desfavorecidos, de bienes materiales, de amor, de falta de escucha…; en una palabra, de empatía hacia ellos. Para finalizar, nos leyó la carta a los Corintios 13,1-3, en la que se nos habla del amor.

En la Eucaristía, celebrada por Don Celestino, participaron los tres grupos: Piedras Blancas, San Vicente y el Patronato.

Por la tarde, visitamos el Castro de Coaña, del siglo I, que cuenta con muralla, foso, varios torreones y con unas 80 cabañas, en las que se calcula que podían vivir entre 1500 y 2000 personas.

De regreso a casa volvimos a pasar por la Capilla para despedirnos de nuestra Madre María con un acto Mariano en el que pedimos fuerzas para seguir y mejorar nuestro ser y hacer Vicenciano. Como podéis imaginar, fue un día muy completo.

Marisa Díaz

Deja un comentario